miércoles, octubre 31, 2007

Errática casi casi desde que tengo uso de razón



Ahí dispénsenme este silencio tan largo pero créanme que he vivido la experiencia de mi vida. Tal vez hasta material haiga sacado para mi película. Después de esto ya nada será igual para mi y hasta en los momentos de mayor desesperación votiaba pa’rriba y gritaba: “¿ahora qué sigue Dios?”.
Y es que no era para menos. Digamos que me ganó la ambición y me hice media rara.
Todo fue porque antes de que me ganara la ambición me ganó la calentura en el momento que mi autoestima estaba más baja. Como siempre apareció aquel muchacho tonto y humilde que me pretendía, José Luis, el taxista.
Normalmente en mis buenos días sabía como batearlo, ignorarlo, tal vez uno o dos wawis y a la chingada por un par de meses. Pero ahora no fue así. Hasta me emocioné toda al verlo y en el limitado cuerpito de machito que te tengo tuve una interna erección. Como la primera vez que me coquetió. Y yo soy de las que siempre le hago caso a mi cuerpo.
Por un lado tenía sexo a diario lo que me daba seguridad, aparte que es un estupendo amante muy experimentado. Por otro lado tenía el cuidado y la protección de un macho y por último un puntualísimo chofer. Así que decidí darle rienda suelta a mis emociones, sensaciones y sentimientos y un día me ganó la ambición.
Yo no entendía como José Luis casi no trabajaba, todo el tiempo me llevaba de paseo y siempre traía sus pesitos y pesotes para pagar lo que fuera. Me llevaba a comer, a tomar, a bailar y nunca pagué un centavo. Dejé la trencería, más que nada porque mis manos ya estaban llenas de ampollas y ya no tenían la suavidad de las manos de una mujer y aún así ya no me faltaba nada mas que me independencia económica que tanto añoraba, y cuando mi amante bandido notó eso me confesó la verdad.
No me asusté porque estoy acostumbrada a tratar con maleantes y corruptos y de hecho ya se me hacía raro que mi joven taxista no se haiga vuelto corrupto en un estado tan corrupto como es Quintana Roo.
Resulta que se hizo “dealer” a domicilio en su taxi. Vestido de taxista y a cualesquier hora.
Lo llamaban a su celular para hacer una “carrera a domicilio”, recogía al cliente, le entregaba el pedido, recibía el pago y lo regresaba a su casa. Pero ya no se daba abasto sobretodo porque en Playa del Carmen el consumo de drogas ilegales cada día va más pa’rriba. Cada carrera de esas le tomaba aproximadamente media hora y las llamadas y los clientes ya no podían esperar. Así que me hizo la propuesta. Y la ambición me ganó.
-Mira querida Errática la idea es esta: tú me acompañas a todas las “carreras especiales”, te bajas en el domicilio, yo me voy a la siguiente esquina, entregas el pedido, te pagan, caminas una cuadra, te recojo y nos vamos y te quedas con la mitad de la ganancia. En unos días podrás comprarte lo que quieras.
“Lo que quiera”. Inmediatamente pensé en ropitas, zapatos, pelucas y maquillajes finos a prueba de agua y es que hace tanto que no te estreno nada.
-¡Acepto! – Grité gozosa.
-Sólo hay dos condiciones y si no las aceptas pues no podrá hacer. – Contestó seriamente.
-Mi vida siempre ha estado llena de condiciones y a las condiciones las veo como retos, así que habla claro y firmemos el contrato con un beso.
-Primero que nada discreción. Nadie puede saber a qué te estás dedicando. Ni tu mejor amiga Prudencia, ni Cande, ni Caridad ni nadie. A todos les vas a decir que tienes un nuevo amante millonario o lo que quieras, menos lo que estás haciendo. Discreción es también que jamás deposites un centavo en alguna cuenta del banco, todo lo guardas en casita y lo gastas en forma discreta.
-Por eso no tengas problema mi amor, jamás he sido bien recibida en los bancos y en cuanto la discreción no tengas pendiente, si me lo propongo ni quien se entere de que existo. – Estaba toda emocionada, lista para empezar a ganarme mis buenos pesos. - ¿Cuál es la segunda condición?
-Para mi es difícil pedirte esto pero se que cuando empieces a ganarte un buen varo verás que vale la pena cualquier sacrificio.
-Okay, está bien. Suéltalo. – Ya estaba casi lista para empezar.
-Pues ahí va. Necesito, necesitamos los dos que casi casi pases desapercibida y en esas fachas que te traes últimamente no lo podrás lograr.
-Okay no te preocupes ya te dije que seré discreta en todo. – Y es que no se si les ha pasado pero cuando la ambición te gana una está dispuesta a todo…
-Voy al grano, creeme que no te pediría esto si no fuera necesario pero es muy importante que al menos cuando trabajes en esto dejes de ser tú.
-¿Dejar de ser yo?
-Así es. Errática al menos de vista no es discreta, así que necesitamos que dejes de ser Errática…
-¡¿Dejar de ser Errática?!, si lo soy casi casi desde que tengo uso de razón!

3 comentarios:

lion33 dijo...

pero que es esto??? ni siquiera un "continuara...." al final del post????

pero que invento es esto!!!????

Simplemente Errática dijo...

ay lion33 como si no me conocieras, pos claro que tiene continuación, viene la narración de las aventuras de la nueva errática!!!

lion33 dijo...

eso espero erratica, pero minimo un "to be continued..." para saber que uno no espera en vano!! para cuando la continuacion o que??

 

Tell me when this blog is updated

what is this?

Subscribe form for your web page: